×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 960

Viernes, 30 Marzo 2018 18:55

La Semana Santa y la Mujer

Escrito por

 

Al inicio de la Semana Santa o Semana Mayor el clima se va a descomponer. Lo sabemos. Es una constante.

 

Lo que no ha sido así, sino cambiante en los últimos años es la apreciación del significado de la Semana Santa.

 

El posmodernismo predominante en la cultura, la corriente del Progresismo y una no muy efectiva labor de todas las Iglesias, ha provocado tanto un decaimiento del sentimiento religioso como del conocimiento del significado cristiano de “La Semana Santa”.

 

Ya no es igual a como cuando de niño iba a la iglesia a los “ejercicios cuaresmales”. Como cuando el “Viernes Santo”, día de la muerte de Jesús, se guardaba un “luto” general que provocaba se apagaran las televisiones y las estaciones de radio. No había trasmisiones ese día. Era lúgubre. No se escuchaba música. Eran “días de guardar”. De luto. Eso ya cambio. No así el hecho que sucedió.

 

¿Qué tanto ha cambiado? ¡Mucho! Hoy guardan, pero el bikini y la tanga en la maleta y la “cheve” en las hieleras para irse de vacaciones.

 

La empresa “GCE”, que se dedica a la investigación de la opinión publica en México, ofreció hace un tiempo la perspectiva de la gente en México sobre la Semana Santa. “Donde el 70.7 por ciento de los jóvenes sólo ven la Semana Santa como un periodo vacacional y 37 de cada 100 confiesan que en lo personal se encuentran alejados de la religión católica.

 

Referente a la Semana Mayor y el respeto a sus tradiciones, 15 de cada 100 consultados dijeron que las nuevas generaciones aún se interesan en ella, cinco ya no las aprecian Pero 70 reconocen que los “días santos” son solamente vacaciones y diversión”. Esto de acuerdo al estudio de opinión realizado por Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE).

 

Ahora, para millones de cristianos católicos y evangélicos, la Semana Santa tiene su clímax en las últimas doce horas de la vida de Jesús de Nazareth. Quien es el protagonista de la Semana Santa. Aunque los jóvenes sólo piensen en vacaciones y los adultos se sientan cada vez menos identificados con ella en el sentido cristiano.

 

La Semana Santa tiene su significado espiritual. Se realzan las horas finales en la vida de Jesús, El Mesías a partir del "jueves santo" y terminan el domingo de "Resurrección".

 

Son las más intensas horas de la vida de Jesús. Las más dramáticas. Las más crueles y las más definitivas en la existencia de éste hombre, Jesús. Que parte la historia de la humanidad. Quien siempre estuvo esperando el momento de ser traicionado y morir de la forma en cómo murió. Por lo que murió. Por toda la humanidad.

 

La pasión de Jesús inicia en un lugar llamado Getsemaní. Jardín de la Prensa de los Olivos, que es la traducción literal.

 

Jesús sería machacado de la misma forma como lo es una aceituna en la prensa para obtener el preciado aceite de oliva. Con todo y el duro hueso . El relato del Evangelio de S. Mateo lo cuenta:

 

- “Jesús acostumbraba ir a orar ahí. Lo hacía frecuentemente solo” (Mt. 14:23). Ahora tres de sus discípulos le acompañaban. (Mt. 17:1). Eran quienes previamente le habían visto y oído en la “transfiguración”. Y que junto con los demás lo vieron realizar obras de sanidad a cojos, ciegos y muertos, además de provisión milagrosa de alimentos.

 

Ahora conocerían otra etapa. La de la víspera de su muerte. La de su pasión.

 

El relato continúa: - “Jesús estaba triste hasta la muerte”.

 

Una gran angustia y temor se apoderaba de ÉL. Su único recurso, la oración. Que era de ayuda a su estado. No necesitaba de terapia alguna o de acudir al psiquiatra para combatir el estrés. Mucho menos de drogas que le calmaran.

 

Aprendemos en este ejemplo que quienes oran, se abren paso a través de los contratiempos de la vida misma.

 

Jesús siempre supo lo que tenía que vivir en las doce horas últimas de su existencia terrena. No lo evitó. Serían éstas las más intensas y cruciales de toda su existencia.

 

Sabía del peso de todas las maldades de la humanidad. Las de todos los seres humanos que han existido y existirán. Las que serían cargadas en ÉL. No las había sentido hasta entonces.

 

Su cuerpo, alma y espíritu se empezaban a llenar del sentimiento y del dolor.

 

Eso es lo que dicen los evangelios, eso es lo que es creído aún por millones y millones de personas al rededor del mundo que veneran y adoran la persona de Jesús como el Hijos de DIOS y como DIOS mismo.

 

S.Mat 26:28 “porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que es derramada por muchos, para el perdón de los pecados”.

 

En su trato con cada persona con la que se cruzó en su vida Jesús nos muestra lo que el ser humano puede ser capaz de hacer. Tratar sin distingos a todos y cada uno de los seres humanos con los que se tiene contacto. Sin importar de quién se trate. A esto mismo hoy le llamamos equidad. También el de tener tolerancia.

 

Jesús nos enseña y nos pone el máximo ejemplo del trato igualitario y sin distingos hacia las personas. Como para con la mujer llamada María de Magdala. Una prostituta sorprendida en el acto mismo del adulterio.

 

La ley mosaica demandaba que la mujer fuera apedreada hasta la muerte. No así el hombre. Jn.8:4-11

 

Las feministas de hoy dirían que esto era así debido a “la cultura patriarcal” predominante. Y con cierta razón. Mas Jesús, con calma y certeza comienza a escribir en la arena con su dedo algo que no nos dice el Evangelio qué fue. Para luego exclamar algo que se extiende a nuestros días: “El que de ustedes esté libre de pecado, arroje la primera piedra”.

 

Es entonces que los castigadores religiosos no tienen opción y se frenan de castigar a la mujer. Frustrados, arrojan sus piedras al suelo. No podrán satisfacer sus instintos y deseos de sangre. Sin embargo, la lección está dada. No solamente se trata del perdón ofrecido para la mujer-y para todos-sino que también se extiende a la restauración de la vida del ser humano representado ahora en María de Magdala.

 

En ese momento la posición de la mujer es reivindicada. Ahora con este ejemplo, la mujer es considerada por primera vez en la historia como una persona que habrá de gozar de los mismos beneficios que el hombre tiene. Jesús es así el primer y principal reivindicador de la mujer.

 

“Ni YO te condeno. Vete y no peques más”. Ese es el mensaje para María. Quien se arrepiente de su vida de pecado y se restaura.

 

Qué equivocado está el feminismo de género que considera a Jesús su enemigo. Al cual le ha declarado sin razón, la guerra.

 

A lo realizado por Jesús con la mujer hoy se le llama pomposamente; “equidad de género” y "empoderamiento".

 

Para Jesús esto no era tal cosa, sino el trato amoroso que y pragmático que diariamente daba a todas las personas. Sin distingos. Sin reproches. Por lo que por muchos fue odiado.

 

Esto que Jesús hace es digno de imitar no sólo durante la Semana Santa, sino todos los días de nuestra existencia. De eso se trata esta semana. De amar así al prójimo y perdonarlo para tener una vida restaurada. Y ese es, EL Meollo del Asunto.

 

 

 

 

 

 

El Meollo del Asunto.
Por: Daniel Valles.
Tuiter: @elmeoyodlasunto
Web: www.danielvallesperiodista.com
Correo-e: elmeollodelasunto.com

Visto 136 veces
Daniel Valles

@ELMEOYODLASUNTO

Sígueme y te sigo. Aprecio los favs, agradezco y sigo a quienes dan Rts.

 C Juárez, Cuernavaca, MXLI, BC

 

 

 

danielvallesperiodista.com | Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Siguenos en youtube

Loading Player...

Síguenos en facebook

  • 1.jpg
  • 2.jpg
  • 3.jpg
  • 4.jpg
  • 5.jpg
  • 6.jpg
  • 7.jpg
  • 8.jpg
  • 9.jpg
  • 10.jpg
  • 11.jpg
  • 12.jpg
  • 13.jpg
  • 14.jpg
  • 15.jpg
  • 16.jpg
  • 17.jpg
  • REALIDAD_950X180.jpg

Carlos Torres en Twitter

Publicidad

Realidad 7 en Twitter