Miércoles, 26 Noviembre 2014 18:00

Vientos de cambio

Escrito por

Hoy jueves 27 de noviembre, el Presidente Enrique Peña Nieto tiene en sus manos la posibilidad de dar un golpe de timón contundente, para evitar el naufragio de su aún joven administración. Después de sesenta días de vivir una auténtica pesadilla digna de película de Hitchcock, todo indica que este día seremos testigos de una auténtica y profunda renovación de las estructuras del Estado.

Más allá de los escándalos de la llamada “Casa Blanca” y si bien lo acontecido en Ayotzinapa fue el detonante para una serie de manifestaciones contra la violencia y otras situaciones que aquejan al ciudadano promedio, la sociedad mexicana en sus diferentes niveles, ya estaba cansada hasta el hastío de la corrupción que impera en la burocracia, de la violencia sin límite en el país, de una economía estancada y con un ínfimo crecimiento en los últimos dos años, por mencionar solo algunos motivos.

Si bien es cierto que el famoso hashtag #Yamecansé en las redes sociales, se ha utilizado por algunos sectores de izquierda radicales para pedir la renuncia del Presidente (asunto que ni en sus más remotos sueños lo conseguirán), México exige un verdadero cambio transcendental que cimbre las bases del gobierno y de la sociedad. Ya no podemos seguir como dicta la frase popular “dando palos de ciegos” en un camino que si bien al principio se veía alentador, hoy la realidad se vive entre nubarrones.

Como ciudadanos comprometidos con nuestro país, debemos de estar conscientes que no debemos dejar todo en manos del gobierno, si bien gran parte de la violencia que azota al país se debe al fracaso del plan de seguridad gubernamental, toca a nosotros iniciar desde nuestras trincheras con uno mismo. Ya no podemos seguir viviendo con la mentalidad del “ya mérito”, del “luchamos como nunca y perdimos como siempre”. Hoy México requiere de una generación con visión de cambio, triunfadora, en donde todos tengamos las mismas oportunidades y no se privilegie a ninguna clase social por el tráfico de influencias.

Todo esto se escucha muy bien y casi de ensueño, pero qué parte le toca realizar al gobierno?  Como dije al principio de esta columna, está en las manos del Presidente cambiar las cosas, si es que verdaderamente quiere mover a México.  Cómo? Se preguntará usted amable lector, garantizándonos que con los cambios radicales y profundos que anunciará hoy, viviremos en un verdadero Estado de Derecho, donde se aplique la ley uniformemente sin distinción, sea a un vándalo anarquista o a un delincuente de cuello blanco, en donde seudo-profesores sean castigados con todo el peso de la ley sin que el gobierno tema ser llamado “represor”, en donde los políticos no hagan ganador de licitaciones a ciertas empresas en base a comisiones económicas o tráfico de influencias, en donde así como se le exigió al Presidente su declaración patrimonial, así tambien sea obligatorio para diputados, senadores, para toda la clase política en general y para fanfarrones de izquierda, que solo se dedican a engañar a la clase más humilde mediante un populismo mesiánico y realizando lavado de cerebro a los resentidos sociales.

Si en verdad el Presidente quiere garantizar que los mexicanos vivamos en un verdadero Estado de Derecho y recuperar credibilidad ante el país, que se comience por exhibir y castigar a los delincuentes políticos como Humberto Moreira, Tomás Yarrington por citar solo algunos, que se investigue y castigue a los panistas que están involucrados en Oceanografía sin ceder a sus chantajes, que se exija aclare López Obrador finalmente de qué vive? Pues raya en el cinismo diciendo que es gracias a la venta de sus libros y a la “cooperación voluntaria” que llega vía de su cada vez menos “Honestidad Valiente”. Que muestre sus declaraciones anuales correspondiente a los ejercicios fiscales 2006-2013 y lo correspondiente a este año.

Además el pasado 18 de noviembre, el Presidente habló de un movimiento desestabilizador que quiere atentar contra el proyecto de nación que encabeza su gobierno, es decir, dicho propiamente de un intento de golpe de Estado. Estas son acusaciones serias que no se deben quedar solo en el discurso.

Independientemente de que los mexicanos estemos de acuerdo o no con la forma de gobernar de Peña Nieto, tenemos claro que no somos un país de golpistas, somos más quienes queremos la paz y un México próspero, por lo tanto, se debe de exigir al Presidente nos haga saber quiénes son los que están detrás de ello y que sean castigados con todo el peso de la ley, no importa si son politicos resentidos con la democracia o eternos perdedores que creen tener un toque “divino”, o empresarios que apoyan este movimiento desestabilizador sintiéndose intocables pues aparecen en la revista Forbes. Se debe dejar bien claro a la izquierda radical lopez-obradorista, y a sus brazos violentos como lo son la CNTE, Ceteg y grupos paramilitares, que jamás van a ganar promoviendo la violencia, que la única manera de convencer al electorado es por medio de la vía democrática y a través de las urnas.

Que caiga quien deba de caer Presidente, sin importar las amenazas. Ya es hora.

Y bien, como dicta el título de la columna de hoy, “Vientos de cambio”…eso depende de usted Presidente!

Agradezco la oportunidad a mi amigo Carlos Torres, por permitirme escribir en este sitio, al cual le auguro un gran éxito.

Realidades Puebla 2

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Síguenos en Facebook

banner

  1. Popular
  2. Trending
  3. Comments

Calendario 2018

« Junio 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          

banner vertical