Miércoles, 19 Enero 2022

BANNER PREDIAL 1530X240

Lunes, 29 Noviembre 2021 16:54

¡UNOPS, rinde cuentas, YA!

Escrito por
¡UNOPS, rinde cuentas, YA! ESPECIAL

Cuando en mayo de 2018, el entonces candidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador, estableció contacto con la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos -UNOPS por sus siglas en inglés- que comanda Grete Faremo, empezó a escribirse una de las historias más negras y criminales para la salud en México. Este acercamiento mereció, incluso, una nota diplomática de protesta por parte de la Secretaría de Relaciones Exteriores, a través del entonces embajador de México ante la ONU, Juan José Gómez Camacho, quien había dado la alerta de que la UNOPS se estaba inmiscuyendo en el proceso electoral que se avecinaba. AMLO no era presidente de México y ya se estaba comprometiendo para que lo apoyaran en proyectos y gestiones públicas transparentes.

 

Inicialmente, Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, protectora e impulsora de la UNOPS y cercana a López Obrador, había sugerido a Marcelo Ebrard de que cuando llegaran al poder, deberían de contratar a este organismo subsidiario de la ONU, para apoyar a la 4T en sus proyectos, y podrían empezar por la venta del avión presidencial. La UNOPS era la mil usos para todo mal y cobraba, por cierto muy caro. Ahora vemos que la única venta exitosa de Bárcena fueron los espejitos a su antiguo compañero Marcelo Ebrard, a su amigo López Obrador y a Juan Ramón de la Fuente, siendo este último el encargado de operarlo, y hoy flamante embajador de México ante la ONU.

 

El 13 de febrero de 2019, el Gobierno de México y la ONUPS, suscribieron un Acuerdo Marco que consiste en “La asistencia técnica que contemplará de conformidad con el mandato de la UNOPS y sus modalidades de proyectos, todas las acciones relacionadas con la administración y gestión de proyectos, adquisiciones de bienes y servicios”.

 

Cuando el presidente anunció que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) se haría cargo de las compras  consolidadas de los medicamentos y material de curación, inmediatamente que asumió el poder, aseguró que tenía un informe que le había entregado la entonces Oficial Mayor, Raquel Buenrostro, de las 10 empresas consentidas que distribuían medicamentos en el sexenio anterior (informe que, por cierto, han declarado inexistente), los tentáculos  de la UNOPS comenzaron a deslizarse en el sector de la salud pública. Como recordaremos, una de las primeras decisiones presidenciales fue cancelar el Seguro Popular y a partir del 1 de enero de 2019, desaparecieron de todas las unidades médicas del país los módulos de afiliación al Seguro, sustituyéndolo por el Instituto para la Salud del Bienestar, el INSABI, y nombrando al frente a un administrador con que había tenido puestos muy menores en Tabasco en áreas de antropología, Juan Antonio Ferrer. Así también, se designó como titular de la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios, la COFEPRIS, al que había sido médico de sus hijos, José Alonso Novelo, quien también era el Presidente de la Asociación de Porcicultores del Sureste. ¿Qué podría salir mal?

 

Comenzó el desmantelamiento del sistema de Salud pública y dejó en la indefensión a millones de mexicanos para poder atenderse, y sin posibilidad de acceder a los medicamentos. La segunda fue darle instrucciones a la SHCP para que concentrara todas las compras de medicamentos.  

 

En el primer trimestre de 2019, ante la desastrosa licitación de medicamentos que llevó a cabo la Oficialía Mayor de la SHCP, y siendo la UNOPS la asesora técnica, esta emitió una serie de recomendaciones que no fueron atendidas. López Obrador se dio cuenta de que la SHCP no podía con esta encomienda y le sugieren, entonces, darle el total control a la UNOPS. El tsunami estaba en camino.

 

Esta delegación de obligaciones y facultades a la UNOPS fue posible gracias a que los legisladores de Morena y aliados aprobaron, el 30 de julio de 2020, una reforma al artículo 1 de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público otorgando el marco jurídico para que los organismos internacionales, y con dedicatoria a la UNOPS, pudieran hacer contrataciones.

 

El 31 de julio de 2020, el INSABI y la UNOPS, suscribieron un Acuerdo Específico denominado “Adquisición de medicamentos y material de curación”, en el cual se faculta a la UNOPS para que realice a nombre del Gobierno Mexicano los procedimientos de licitación con la finalidad de abastecer de medicamentos y material de curación al sistema de salud mexicano para el periodo 2021-2024, por el cual se le otorgará un monto de  USD $6,005,000,000.00 (Seis mil cinco millones de dólares) para que realice estas funciones, y dándoles otros 125 millones de dólares como pago.

 

En seguimiento a estos acuerdos y por el monto otorgado, comenzamos una investigación e hicimos múltiples solicitudes de información en la Plataforma Nacional de Transparencia a la Oficina de la Presidencia de la República, a la SHCP, a la Secretaría de Relaciones Exteriores, a la Secretaría de Salud, al Instituto Mexicano del Seguro Social y al INSABI, en las que las respuestas han sido más o menos unánimes, declarando la inexistencia de la información, aun cuando estas peticiones han sido sobre documentos que se mencionan en los propios acuerdos y sobre informes en los que se sustenta el Presidente Andrés Manuel López Obrador para hacer sus declaraciones en las conferencias matutinas. También se las hicimos a la UNOPS y no hubo respuesta, aun y cuando el INSABI respondió que los que tienen los contratos son los de la UNOPS.

 

Conforme avanzamos, fuimos encontrando irregularidades en el actuar de la UNOPS en complicidad con funcionarios federales, por lo que el 10 de noviembre, un día después de que el presidente estuvo en la ONU,  presentamos una denuncia en las  instalaciones de la ONU en la ciudad de  Nueva York, entregando un documento a la Oficina de Servicios de Supervisión Interna de las Naciones Unidas (OIOS, acrónimo en inglés) a cargo  de la Subsecretaria General Adjunta de Servicios de Supervisión Interna de las Naciones Unidas Fatoumata Ndiaye, a quien previamente contacté y le expuse la situación y gravedad de lo que ocurre en México con la UNOPS. La denuncia fue acompañada de la documentación que hemos recopilado en estos meses, y la presentamos con la finalidad de hacer del conocimiento de ese órgano máximo de control y supervisión de posibles malas conductas de los funcionarios de la UNOPS, y me refiero a los responsables del proyecto que involucra el aprovisionamiento de medicamentos y material de curación en nuestro país, en complicidad con el ocultamiento de la información de funcionarios del Gobierno mexicano, y eso incluye al Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

 

Este lunes, la UNOPS ha convocado a una reunión en la que informará sobre los procesos de contratación que realizará para abastecer de medicamentos el segundo semestre de 2022. ¿Qué va a informar si ni siquiera sabemos qué va a comprar porque del presupuesto de 123 mil millones  de pesos que se ejercerá para el próximo año, ya sólo le han dejado 28 mil millones. El INSABI y otros ya se lo quitaron. Técnicamente la UNOPS iba a comprar todo con base en los acuerdos firmados. ¿Devolverá lo que se cobró de los 125 millones de dólares?

 

Por las declaraciones recientes del Presidente, trasladando la responsabilidad del desabasto de medicamentos al Secretario de Salud, Jorge Alcocer, y al director del INSABI, Juan Antonio Ferrer, y urgiéndolos a resolver el gravísimo problema que el mismo López Obrador causó, surgen las siguientes preguntas:

 

¿Se le habrá olvidado al presidente López Obrador que la responsabilidad de comprar  se la dio él a la inexperta y ambiciosa UNOPS? ¿Asumirá que mintió con el informe que le entregaron de las supuestas 10 distribuidoras consentidas del sexenio anterior y que SHCP declaró que es inexistente?

 

La parte de la distribución es responsabilidad del INSABI y los operadores logísticos que contrataron han sido un desastre. Ahora la ocurrencia palaciega es darle esa función al ejército. Quiere que distribuyan los medicamentos y el material de curación por todo el país como si fueran papitas y refrescos.

 

El presidente López Obrador y la UNOPS deben rendir cuentas, y cumplir con la transparencia para que podamos analizar el oscuro proceso de compra y distribución de medicamentos y material de curación que su gobierno ha llevado a cabo de la mano de cómplices como la UNOPS.

 

Ha costado muchas vidas. Ya no permitiremos, presidente, más niños, niñas y adultos fallecidos, ya no.

María Elena Pérez-Jaén Zermeño

Ex Comisionada IFAI/INFODF/CONSI

Transparencia. Data Protection, Privacy & FOI.Mexico Former Federal Commissioner.

Mtra. Gobierno y Políticas Públicas. Consultora

https://twitter.com/MElenaPerezJaen | Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Síguenos en Facebook!

REALIDALEAKS

Síguenos en Twitter!

Buscar tema

Realidad 7 es un sitio de noticias de corte político y periodismo digital.
Nuestra misión es llevar a la comodidad de tus dispositivos la información más relevante que sucede en el campo político de nuestro país.

Contacto: info@realidad7.com