Martes, 26 Enero 2016 10:25

Los (d)eficientes servicios de salud

Escrito por

El mayor temor para alguien es caer enfermo y acudir al IMSS o ISSSTE, si se tiene la fortuna de estar asegurado. Como uno no puede programar sus afecciones, en caso necesario hay que ir  a una clínica, pero si es un síntoma que pone en peligro la vida no queda otra que el servicio de urgencias, que en teoría es donde menos tiempo se espera, pero igual de angustiante.

Si se tiene suerte pueden pasar tres o cuatro horas afuera del consultorio antes de ser atendido; por esta época del año la mayor parte suele ir por problemas en las vías respiratorias; claro que si alguien tiene el tiempo limitado puede acudir a un gabinete de similares, donde atenderse estos padecimientos sale en unos 250 pesos, en promedio, y eso que la consulta ronda los 30 pesos.

La atención programada ha mejorado mucho el servicio, pero no comulga con la esperanza de que bichos, bacterias y microbios nos respeten al menos ocho días para atacarnos hasta que se acerque la fecha de consulta. Si uno busca ser enviado al especialista, pueden pasar semanas antes de que lo citen al laboratorio para un simple análisis de sangre o radiografía. Ni hablar de los meses para que nos canalicen con el experto.

Ante tanto rumor falso de privatización en los servicios de salud, parece que hay quien quiere denostar aún más la ya deficiente atención. Si los cobros que mencionan los partidarios de la teoría de la conspiración fueran ciertos, sería más económico acudir a un hospitalito de regular reputación. Difundir que se cobrará, por ejemplo, 5 mil 500 pesos por día de hospitalización hace que la gente sufra aún más en pensar que eso pueda ser cierto.

Desgraciadamente la calidad de los servicios de salud va en declive, no se necesita ser especialista para saberlo: en los ochenta los familiares de una persona hospitalizada sólo podían acceder en las horas de visita, pues el personal de enfermería se encargaba del cuidado y atención, pero esto ha sido relegado y los mismos integrantes de ese gremio (ahora hay muchos hombres) lo aceptan. Actualmente si alguien es internado, se solicita que un pariente se quede en el día y de ser posible en la noche para ayudarle a bañarse, comer, ir al sanitario, darle los medicamentos y cuidarlo.

Ya para culminar, el acceso a todo mundo con el seguro universal complicó más la situación; si bien la salud es un derecho fundamental, no se puede atender a todo el mundo sin que genere recursos con su trabajo o por el pago de la prestación. Al final sólo queda el dilema de gastar tiempo, dinero o de plano volver a los remedios de la abuela, cuando sea necesario.

Pregunta para el diablo

¿En farmacias de IMSS e ISSSTE hay algo más allá ácido acetilsalicílico y de la ranitidina? 

 

 

Imagen de: @Vikusan

Victor Manuel García Santiago

Periodista y catedrático UNAM. Amante del cine, música, escribir, leer y enseñar. Apasionado por los medios. Amo a mi familia y Bronco de Denver de Corazón. 

Twitter @Vikusan 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Síguenos en Facebook

banner

  1. Popular
  2. Trending
  3. Comments

Calendario 2018

« Julio 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

banner vertical