Viernes, 26 Abril 2019 07:45

Dos formas de combatir la corrupción

Escrito por
Dos formas de combatir la corrupción Imagen de: Cuaderno de Cultura Científica

 

Columna: El Meollo del Asunto.

Por: Daniel Valles.

 

 

Hay dos formas de combatir la corrupción. Y para que esto se pueda dar, primero hay que saber cómo se da ésta y cuáles son sus características principales.

 

La tranza, el hecho corrupto, se compone de elementos que todos sabemos y conocemos. Cuatro principales a saber.

 

Lo grave de esto es que bien podemos estar involucrados en alguno de ellos y los condonamos o se toleran porque no constituyen un delito y menos de los que ameritan cárcel.

 

Por otro lado, el considerar o pensar que la corrupción puede combatirse con sistemas, normas y leyes, es como andar en círculos en un desierto. Nunca avanzarán en su dura misión. Espero que quienes hablan o exponen de esta materia, el combate a la corrupción, sepan a lo que me estoy refiriendo. De otra forma, andarán caminando en círculos.

 

Los sistemas, normas y leyes son instrumentos de segundo grado o nivel, de acuerdo a Aristóteles. Incapaces de lograr que el ser humano pueda autogobernarse. Es decir, a obligarse a no participar en la corrupción que se encuentra en todas partes al asecho buscando a quién asociar. Se requiere de al menos dos personas para que se manifieste. Quien corrompe y quien es corrompido. Corruptas ambas personas.

 

Hasta ahora, todos los esfuerzos que se hacen para combatir la corrupción se dice han venido de los diferentes gobiernos.

 

De algunas organizaciones de la sociedad civil que se han dado a la tarea de intervenir de diferentes formas y modos para tratar de que se “erradique” la corrupción.

 

Sin lugar a dudas, es un esfuerzo encomiable. Hay unos grupos con más éxitos que otros. Existen algunos que son sólo expresiones de agrupaciones con fines políticos. Nada más.

 

La opinión pública piensa, cree, supone que al contar con estas agrupaciones en funciones, el problema de la corrupción se está de alguna manera combatiendo. Pero oh, realidad. Esto no es así.

 

En muchos casos y estados de la república como en la misma federación, el avance en materia anticorrupción es demasiado lento. Pareciera que no hay la voluntad política para que se avance. Se hacen “esfuerzos” que parecen “calistenias”.

 

México ocupa actualmente el lugar 138 de 180 países que son observados por Transparencia Internacional. Cuenta con 28 puntos buenos, de 100 posibles.

 

No hay países con 100 puntos buenos. El más alto tiene 88, que es Dinamarca.

 

Lo que indica que es imposible de erradicar la corrupción. Esto tiene que quedar bien claro en la mente y en el plan, en las acciones de quienes intenten presentar una lucha coherente contra este flagelo. No importa quién lo afirme no importa quién lo diga. La corrupción no se erradica, sólo se controla. Es parte de lo que he venido enseñando desde 2014 en el país, a través del Programa Nacional Pro Integridad, Avanza Sin Tranza.

 

En Chihuahua se cuenta con un Sistema Estatal Anticorrupción que contiene un Comité de Participación Ciudadana. Lo preside una juarense. Norma Yadira Lozano.

 

Norma es la responsable de coordinar y verificar el cumplimiento de las sanciones en contra de funcionarios corruptos de todos los entes públicos del estado.

 

Esa es una de las funciones de este Sistema Estatal Anticorrupción o SEA. Por sus siglas.

 

El criterio que siguen es fundamentalmente judicial. Es decir, trabajarían con las leyes existentes y en coordinación con el Poder Legislativo para que éste genere los marcos legales, las leyes que habrían de aplicarse y con el Poder Judicial, para que éste ejecutara las leyes.

 

Eso estaría bien si fuere todo lo que deben de hacer. Si es todo lo que saben que hay que hacer. Lo que los dejaría en una posición sumamente endeble y carente de la fuerza y propósito con el que un sistema así debe de tener en el combate de la corrupción. ¿Por qué?

 

Porque estarían usando elementos de segundo nivel o segundo grado. Como quieran llamarle. Incapaces de lograr lo que se requiere en el ser humano.

 

Los grandes problemas a los que una cruzada anticorrupción se enfrenta son muchos y de distinta índole. Los más importantes son humanos y políticos. Las leyes no alcanzan a hacer su trabajo en las personas que son quienes ejecutan los actos corruptos.

 

Mientras estos dos elementos no sean manejados con elementos de otro nivel, que no sean sólo leyes, es decir, de primer nivel, los esfuerzos bien intencionados de las personas que encabecen o conformen estos comités serán infructuosos.

 

Así lo han demostrado en el pasado los anteriores esfuerzos y así lo percibo en las declaraciones a la prensa de la bien intencionada Norma Yadira Lozano.

 

La tarea es gigantesca. Convencer a la gente, a los funcionarios a la opinión pública de que es posible vencer a esta “Medusa” que es la corrupción. ¿Cómo se hace eso?

 

Primero, entender que vencer no es erradicar. Segundo, se debe de poner en práctica el plan binario para el combate a la corrupción. Para que la gente y las autoridades puedan llegar pronto a decir “Avanza sin Tranza”.

 

Lo que es materia de otra entrega pues sé bien cómo se hace y que es falta el espacio para mostrar, El Meollo del Asunto.

Daniel Valles

Periodista @ELMEOYODLASUNTO

danielvallesperiodista.com | Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Síguenos en Facebook

banner

  1. Popular
  2. Trending
  3. Comments

Calendario 2018

« Mayo 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

banner vertical