Jueves, 07 Mayo 2020 15:12

De carnicero a res

Escrito por
De carnicero a res YOUTUBE

 

El Presidente López Obrador ahora es víctima de las mismas herramientas que utilizó una y otra vez para aspirar  y llegar al poder.

 

El furioso ácido de las redes sociales que utilizó durante los últimos años ahora se vierten encima de su gobierno, ¿el motivo?, sus resultados.

 

Fue el martes 5 de mayo cuando el primer mandatario se quejó durante su conferencia matutina por el presunto uso de Bots cuya automatización ataca sistemáticamente a su gobierno, por lo que urgió a las redes sociales Twitter y Facebook transparentar los ingresos de las campañas que – en su cabeza – son pagadas por personajes oscuros: ¿quién pompó? Ironizó López Obrador.

 

Esa misma tarde, Twitter México le respondió que la empresa no recibe ingresos por ese concepto, sin embargo, de existir dudas podrían revisar los ingresos de la empresa los cuales son publicados de forma trimestral.

 

López Obrador se hizo de la vista gorda, pues al siguiente día, en una maroma magistral primero afirmó que Twitter ya había respondido pero en idioma inglés, por lo que no pudo leerlo.

 

Al exponer la respuesta de Twitter, el tabasqueño maromeó una vez más y dijo que dicha réplica era un “mea culpa”:

 

“Esto es lo más importante, es una mea culpa. (Automatización) se admite, pero esa es la prueba irrefutable, no estamos hablando de una acción espontánea, estamos hablando de un mecanismo robotizado”, dijo López, completamente fuera de la realidad de la respuesta de la red social.

 

Al siguiente día, otro vocero de la cuarta transformación Jenaro Villamil acusó de igual forma que habían campañas en Facebook y Twitter contra el gobierno, propiciada por personajes políticos o aspirantes a fundar un partido político en referencia a México Libre, por lo que urgió al INE para que investigue.

 

El director del Sistema Público de Radio Difusión olvida que esa actividad ya la realiza el INE, pero lo que más olvida es que él mismo utilizó su perfil de Twitter para atacar y cuestionar una y otra vez a los gobiernos de Felipe Calderón y de Enrique Peña Nieto, ahí sí eran benditas redes sociales.

 

Por igual la “no primera dama” Beatriz Gutiérrez Müller acusa a la red social Twitter por la contratación de Bots y Troles que calumnian, atacan, denostan y agreden virtualmente su perfil y las acciones de gobierno de López Obrador, un día sí y otro también se queja del Twitter ironizando contra la empresa para detener esta actividad.

 

La escritora tiene razón, la atacan sin tregua, pero sólo observa las agresiones de las que es víctima, pero no mira las agresiones contra periodistas, comunicadores, medios de comunciación, actores políticos, usuarios de twitter y demás personajes que llevan al menos desde el 2012 recibiendo insultos, hostigamiento, linchamientos y una guerra sin cuartel ahora despachados con recursos públicos a través de convenios publicitarios con medios electrónicos de reciente creación y que se presentan como voceros de la verdad absoluta. 

 

Ayer 6 de mayo el propio presidente calificó como “infodemia” a la serie de desinformación vertida en redes sociales con motivo del Covid-19, y no se equivoca, sólo que ahora que es la res, no puede tolerarlo.

 

Ahora que dejó de ser carnicero se tiene que bañar en la sangre de la res, pues sus acciones y frentes que ha abierto a lo largo de su administración o carrera política encuentran eco en sus palabras, recibiendo inmediatamente respuesta de quienes ataca con recursos públicos desde Palacio Nacional.

 

Ahora se queja de esas redes en las que Epigmenio Ibarra  – su principal estratega de comunicación afuera del aparato de gobierno – declaró en 2014: “Las redes compañeras y compañeros no son parte de la estrategia, son la estrategia, la capacidad de implantar ideas, convicciones, de deformar la realidad es brutal”.

 

Ejemplos hay muchos, entre los que destaca la #RedAMLOve principal red de operación de bots y troles identificados por el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) como los artífices de ataques a personajes ya sean públicos o disidentes de las ideas de la cuarta transformación.

 

Basta ver los ataques a Lilly Téllez, Carlos Urzúa, Germán Martínez, Julio Hernández “Astillero”, o los Hashtags #PrensaCarroñera, #PrensaVendida #PrensaProstituta, #Loretito, #OposiciónPedorra, #OposiciónGolpista, #AmloLujoDePresidente para que quien con el menos con dos dedos de frente pueda verificar las cuentas que participan, su fecha de creación, sus seguidores e historial de no más de 300 tweets.

 

Las benditas redes sociales que tanto alardeó López Obrador ya no son tan buenas, al carnicero eterno ya no le gustó ser la res, al borracho ya no le gustó ser el cantinero, el Twitter y el “face” como les llama el Presidente ya no son tan aliados suyos, ¿la razón?, la realidad lo alcanzó.

 

El ácido de las redes sociales con las que él y su gente vapulearon a sus enemigos, es el mismo ácido que está recibiendo de la ciudadanía, el carnicero… se convirtió en res.

 

 

Redacción

Carlos Torres Flores

Periodismo , músico, empresario, emprendedor, escribo a ratos, , amo Puebla, creador de  y , fan de los Simpson.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Síguenos en Facebook

banner

  1. Popular
  2. Trending
  3. Comments

Calendario 2018

« Febrero 2015 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28  

banner vertical