Viernes, 27 Julio 2018 13:10

Miradas cansadas: La precariedad en la tercera edad

Escrito por
Miradas cansadas: La precariedad en la tercera edad La vejez. Por Fernando Arana

 

Autores:  Gerardo Flores Arana @Gerardo93538588 y Carlos Hernández Celso @soycarle

Fotos de: Gerardo Arana

 

Los acordes de Amor eterno de Juan Gabriel se escuchan en el crucero de Calzada del Hueso y Cafetales. Un viejo cilindro es la herramienta de trabajo de Felipe Salgado, de 67 años.

 

Carros van y vienen, es mediodía y Felipe no lleva ni la mitad de su jornada laboral, comienza a las ocho y media de la mañana y hasta las seis de la tarde termina. Paga 160 pesos diarios por la renta del organillo a uno de sus vecinos, allá en la colonia Tenorios, en Iztapalapa. Entre pasajes, comida y vivienda logra arañar ciento cincuenta pesos libres, si bien le va, porque las ganancias las tiene que dividir con su compañero, uno toca y el otro pasa entre los carros para pedir cooperación a los automovilistas, quienes los ignoran, algunos les dan sólo las gracias, la mayoria no carga cambio y los más bondadosos se desprenden de una moneda.

 

-“Nos mientan la madre. ¡Buscate un trabajo! nos gritan. Hay personas muy déspotas, te contestan con una mala palabra. Yo sólo les doy las gracias, ¡Que Dios los lleve con bien! La necesidad es lo que nos hace aguantar”.

 

 

Esta es la situación de miles de adultos mayores en México, durante el primer trimestre de 2017 la tasa de participación económica de la población de sesenta y más años es de 34 por ciento, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

 

El tiempo ha transcurrido, se enamoraron, se casaron, tuvieron hijos, pero la fuerza y la juventud se han ido. Con más de seis décadas a cuestas tienen que levantarse todos los días y salir a las calles para ganarse una moneda.

 

La precariedad en la vejez tiene múltiples aristas, desde la nula planeación de un retiro, la degeneración física por enfermedades crónicas, la falta de educación y preparación de los adultos  mayores y hasta el abandono de la familia en esta etapa de la vida.

 

Vejez 1

Felipe Salgado / Fotografía de Gerardo Arana

 

 

No piensan en el retiro

 

Sin que se trata de señalarlos por no planear un futuro digno y decoroso, la situación es reflejo de la falta de educación y preparación: nunca tuvieron un trabajo formal que les generará antigüedad laboral y en su vejez una pensión. No es que no hayan pensado en el retiro, es que no hubo tiempo, la exigencia familiar era demandante, la economía apenas si alcanzaba para comer por eso hasta el día de hoy laboran en la informalidad.

 

Felipe Salgado lleva más de 10 años de trabajar en los cruceros como organillero, es originario de Arcelia, Guerrero, en su juventud trabajó como ayudante de albañil. “Yo estoy jodido de la columna, trabajaba con los albañiles, me pagaban 200 pesos diarios, con mi problema en la espalda ya no sirvo para cargar, el bote de la mezcla, es muy pesado, por lo que decidí tomar este trabajo”, afirma sin dejar de tocar el cilindro.

 

En México, según la Encuesta Nacional de Empleo y Seguridad Social levantada en 2013, una cuarta parte (26.1 por ciento) de los adultos mayores se encuentran pensionados. El resto aún labora o depende económicamente de alguien más.

 

Felipe Salgado recuerda que hace tiempo existían organizaciones y sindicatos de organilleros; “sí ayudaban, pero te chingaban mucho dinero; algunos compañeros sí lograron pensionarse, ¡yo no!, por eso me vez aquí, ellos sí asistían a las reuniones o asambleas, yo tenía que elegir entre los argüendes o comer”.

 

“No existe cultura del retiro debido a una cuestión sistémica”, dice Claudia Aldana, docente de la Universidad Nacional Autónoma de México. “El sistema en el que estamos inmersos nos exige la inmediatez, pensar en el presente, preguntarnos ¿Qué voy a comer hoy? ¿Comó voy a sobrevivir este día?. Un sistema burocrático, tecnócrata y rapaz que no permite la concientización de la prevención para una vejez cómoda, tranquila y despreocupada”.

 

A esto se le agrega otro factor determinante: las modificaciones en la legislación laboral. “Anteriormente estipulaba la protección del trabajador en la vejez a través del derecho a la jubilación después de cierto tiempo de servicio, esto ha venido desapareciendo de manera cruel e inhumana, con los outsourcing, sistema de contratación en el cual nunca generas antigüedad y te liquidan en meses o cada año”, asegura la también internacionalista.

 

La economía los excluye.

 

La edad es primordial al contratar personal en una empresa. Los adultos mayores no son contratados por casi ninguna institución. El especialista en economía conductual y columnista del diario El Economista, Raúl Martínez Solares, escribió en marzo: “Entender la dinámica del empleo y establecer condiciones que permitan que la economía crezca creando empleos para las nuevas generaciones es fundamental. Pero también lo es, y será, buscar mecanismos que permitan asegurar que las personas de mayor edad pueden continuar trabajando”.

 

Así le ocurrió a José Novo de 63 años, quien vende gardenias en el cruce de Miramontes y Las bombas, en Ciudad de México. No consigue trabajo de carpintero “por su edad y por no tener papeles”. José se prepara en cada luz roja del semáforo con sus ramitos de flores en la mano, con gran entusiasmo grita “¡A veinte el ramito a veinte! ¡Para enamorar, para conquistar!”, si bien no consigue vender, al menos si les arrebata una sonrisa a los conductores y pasajeros de los miles de automóviles que transitan a diario por esta vialidad.

 

José no siente pesado su trabajo a pesar de estar alrededor de 10 horas en el crucero, el calor es su peor enemigo, “hace doler la cabeza y marchita muy rápido las gardenias”.

 

Es muy cierto que se debe incorporar al mundo laboral a los adultos mayores, pero se debe reflexionar cómo y dónde, así considera Claudia Aldana: “en lugar de aprovechar toda esta experiencia y sapiencia, en cualquiera que sea el ámbito, se les aísla, rechaza, rezaga y concentra en trabajos en donde estan completamente desperdiciados. Es muy triste ver personas mayores trabajando como empacadores en tiendas de autoservicio, es común ver a estas personas con la mirada baja, callados, ensimismados y avergonzados, ellos deberían estar como jefes, autoridades, consejeros o decisores; por su trayectoria, el cúmulo de habilidades y experiencia que han reunido con los años”.

 

No importan las arrugas, el cansancio y las canas, el tiempo transcurrió en un abrir y cerrar de ojos. La necesidad los levanta, el hambre también y el botiquín tiene que ser surtido como cada quincena.

 

Vejez 2

José Novo / Fotografía de Gerardo Arana

 

 

¿Por qué se les olvida?

 

Es muy común ver a muchos ancianos solos y olvidados, los vemos por las calles, nuestros vecinos o hasta en nuestra propia casa. Pero cuándo nos hemos detenido a reflexionar, por qué ese rechazo e indiferencia hacia los adultos mayores.

 

La sociología Ana Yeli Pérez Damazo nos explica que existen dos posibles vertientes en esta problemática, la primera tiene que ver con una cuestión psicológica. “La sociedad en general le tiene demasiado miedo a la vejez, la negamos. Estar inconsciencia de la vejez, hace que la rechacemos, que no nos demos cuenta de los viejos que hay a nuestro alrededor, de sus necesidades, de sus problemas, de sus padecimientos y nos estorban. Como no lo queremos ver, no queremos cerca a los ancianos. Si hay un viejo en casa lo ignoramos, nos aburre, nos fastidia y nos molesta. Negamos que algún día estaremos en la misma situación”.

 

A veces uno piensa que todos los ancianos son abuelitos tiernos, merecedores de cariño y respeto, lamentablemente con mucha frecuencia esto no es así. Esto viene al respecto precisamente con la segunda vertiente en el desamparo a los ancianos.

 

¿Cómo es posible que la familia no quiera a ese abuelito?, incapaz, inofensivo, débil. ¿Por qué no lo cuidan?.¿Por qué no lo quieren? ¿Por qué no lo perdonan?. Uno sólo se pregunta y no se explica.

 

La también docente de la Universidad Autónoma Metropolitana declara: “Cuando uno indaga en la historia de un anciano abandonado resulta que fue un padre violento, golpeador, misógino, que nunca vio por su familia, que explotó a sus hijos y hasta inclusive abusó sexualmente de sus hijas, o se encuentra en el caso de las mujeres una madre posesiva, egoísta, neurótica, que desquitó todas sus frustraciones y furia en contra de su hija. ¿Por qué los abandonan?, porque labraron con creces la hostilidad y el desamor en la familia, resulta que hay mucho daño detrás, rencor añejo y dolor.

 

“Las raíces de este conflicto las encontramos en una sociedad que no está educada para ser padres, ni mujeres, ni hombres. Son escasas las parejas que planean un hijo en las condiciones y las circunstancias óptimas tanto física, emocional y económicamente, por lo que generalmente siempre son productos de un accidente. Ante esta paternidad irresponsable que se enfrentan por obligación, tienen que pagar una vida de sufrimiento que termina siendo descargada en los hijos.

 

“La principal razón por la que la familia abandona a esos seres, que ya ancianos ya no son los ogros que fueron durante jóvenes, ya no son esos tiranos que tenemos que respetar y se decide entonces abandonarlos”, concluye Pérez Damazo.

 

La salud también los abandona

 

La vejez está marcada,por el deterioro físico y mental, la disminución de capacidades y facultades, así como la aparición de enfermedades crónico-degenerativas.

 

María Alcántara Ruiz asegura tener 60 años, pide limosna en avenida Tláhuac. Apenas se logra entender lo que dice, entre el ruido de los carros y la dificultad que tiene al hablar. “Pido dinero para poder sobrevivir, para poder comer”. No está lúcida, se contradice, sus ropas, están sucias y desgastadas, asegura tener un techo donde vivir, su apariencia la delata. Hay dificultad al caminar, su mirada refleja cansancio y tristeza. Todos la ignoran, no la ven. Pero cuando alguien se acerca a cuestionar y tomarle fotografías, con previa autorización, a indagar en su vida para ser plasmado en un reportaje, esos que la ignoran toman notoriedad y reclaman el por qué de los cuestionamientos ¿Por qué le estás tomando fotografías a la señora?, todos saltan y se indignan.

 

“La gente no me ayuda, porque no tienen dinero, ganan poquito”, dice María con lágrimas en los ojos. Su único apoyo es un palo de escoba improvisado como bastón. Nunca mencionó ninguna enfermedad, pero el deterioro es evidente.

 

En México, las estadísticas de la Secretaría de Salud revelan que las enfermedades crónico-degenerativas en el adulto mayor afectan tanto hombres como a mujeres, entre ellas se encuentran la diabetes y la insuficiencia renal crónica.

 

Vejez 3

María Alcántara Ruiz / Fotografía de Gerardo Arana

 

 

Aún hay fuerza

 

Alfonso Fragoso tiene 78 años de edad, es el viene viene en el estacionamiento de una tienda departamental sobre avenida Tláhuac y Periférico Oriente, desde hace 11 años se dedica a cuidar y acomodar carros, así como también guiar a los conductores cuando entran y salen del estrecho estacionamiento improvisado sobre la banqueta.

 

Don Alfonso tiene un buen aspecto, con un atuendo sencillo, pero perfectamente planchado y limpio. Sus clientes ya lo conocen no es necesario que se levante de su banquito de madera recargado sobre el poste, hasta ahí le llega su morralla. “¡Mira! solitos llegan” dice entre risas que dejan ver la ausencia de toda su dentadura.

 

Durante su juventud trabajó 38 años en Grúas Tacubaya como chofer, oficio que le permitió conocer todo el país y le dio muchas satisfacciones, empleo por el que el día de hoy se encuentra pensionado. “Trabajo por gusto, trabajo para lo que haga falta en casa”-.

 

Para los adultos mayores mantenerse activos, sentirse productivos para la sociedad es una motivación para vivir. Cuando a una persona de edad avanzada se le niega trabajar y seguir productivo económica, física e intelectualmente se le aniquila.

 

Claudia Aldana asegura que “está comprobado que cuando a un anciano se le dice usted ya no va poder hacer esto, esté simplemente renuncia y si no había una razón física o patológica, la cuestión emocional y anímica les anula las ganas de seguir viviendo, arrastrándolos a la muerte. Lo mismo sucede cuando se jubilan, la mayoría se rehúsa aun cuando ya cuentan con la edad necesaria para ello y se cuestionan ¿Qué voy hacer de mi vida? ¿Qué voy hacer encerrado en la casa?” .

 

¡Oye! ya estas muy grande para trabajar. Yo les contesto: es lo que quiero, no estar sentado. En la casa uno se acaba más. Estar activo es muy bonito, se sienta uno y has de cuenta que tienes ahí el cajón, asegura Don Alfonso. A pesar de sus arrugas, canas y lentitud son 0valiosos para esta sociedad.

 

De acuerdo con el Inegi, 7.2 por ciento de la población en México es mayor de 60 años, para el año 2030 los adultos mayores en el país van a ser 20.4 millones, 15 por ciento de la población total, con lo que se confirma que México se convertirá en un país de personas mayores. Ahora, por primera vez en la historia, en el país hay más personas mayores de 60 años que niños de menos de cinco años.

 

En México una persona de 60 años se espera que viva 22 años más, pues la calidad de vida ha mejorado de manera notable, en un porcentaje importante muchos de estos adultos viven su época más productiva y creativa.

 

Tal vez Felipe, José, Alfonso y María no formen parte de estas estadísticas, su vejez la viven con precariedad, insisten en que no es pesado laborar en la calle, porque sí en eso coinciden y también que son víctimas del sistema, del nulo desarrollo profesional, de la falta de empleos y oportunidades para este sector, víctimas de las enfermedades, del abandono, víctimas de ellos mismos al cosechar lo que en su juventud sembraron.

 

La vejez. Para allá vamos todos, eso es una realidad.

 

 

 

Visto 719 veces
Victor Manuel García Santiago

Periodista y catedrático UNAM. Amante del cine, música, escribir, leer y enseñar. Apasionado por los medios. Amo a mi familia y Bronco de Denver de Corazón. 

Twitter @Vikusan 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Síguenos en Facebook

  1. Popular
  2. Trending
  3. Comments

Calendario 2018

« Septiembre 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30